Noticias

Responsabilidad Social Universitaria

Arquitectos UC realizan lodge en selva amazónica de Perú

La comunidad PUC proyectó una obra que rescata la cultura y tradiciones locales, respetando el singular paisaje en la desembocadura del río Ucayali.

18 FEB

Sandra Iturriaga, subdirectora de Desarrollo de la Escuela de Arquitectura y el arquitecto UC Samuel Bravo, recibieron el singular encargo de diseñar un lodge en medio de la selva amazónica. La idea era elaborarlo de tal manera que pudiera ser construido a distancia por los propios nativos, dadas las dificultades de acceso. La zona se encuentra a unas veinte horas de viaje por tierra desde Lima.

El lodge recibe el nombre de Ani Ni Shobo (que quiere decir: "casa grande de la selva"), está compuesto por seis cabañas y una estructura mayor que opera como comedor-cocina y estar. La idea de los propietarios chilenos fue desarrollar un lugar donde realmente se produjera una desconexión total y que además, se pudieran conocer y vivenciar las prácticas ancestrales de los indígenas locales.

Según explican los arquitectos, ellos observaron la arquitectura local y quisieron mantener la levedad que caracteriza a los shipibas, indígenas de la zona, que forman un grupo conocido por ser muy amistoso; además, son famosos por sus artesanías, en especial por los textiles. Sus productos son exhibidos en la terraza del comedor, junto a las hamacas, dispuestas para el descanso de los pasajeros.

Los profesionales se preocuparon de emplear los mismos materiales que utilizan los pobladores de la zona, como la quinilla, usada en las estructuras y los pisos; capirona, para cubrir el interior; y en los techos se ocupó palma irapay. Para el mobiliario del lodge recurrieron a los artesanos locales.

El comedor fue emplazado aprovechando la sombra generada por un conjunto de árboles nativos de tronco blanco y delgado, conocido como pachacos. Considerando lo extremo del clima en el comedor se optó por proteger los espacios con mallas –sin vidrios–, para así contar con una ventilación permanente. En las cabañas, en tanto, se cuidó de destacar la vista hacia la laguna Shansho Cocha, conectada al lago Yarinacocha, un brazo del río Ucayali.

El interés de los propietarios es preservar la zona, por eso junto a Roger López, chamán shipibo, formaron una organización sin fines de lucro que anhela crear una "reserva de plantas medicinales, una escuela para niños y niñas donde formar los chamanes del futuro, y un museo para recordar el legado de los chamanes". En el intertanto, los visitantes pueden "recibir tratamientos medicinales con hierbas y plantas nativas, e interactuar con la comunidad shipiba de San Francisco de Yarinacocha, conocer su gente, sus costumbres, su artesanía en tejidos, y aprender diversas técnicas y manualidades".

El proyecto fue distinguido dentro de las obras de arquitectos chilenos realizadas en el extranjero en la Bienal de Arquitectura realizada en 2010.

Ues.cl es una publicacion de Ues Comunicaciones S.A.
Integrantes de la red: Subsidio | Suerte Diaria