Noticias

Cómo la universidad logró la acreditación a pesar de su mala calidad

Los consejeros que se hicieron la América

La acreditación es la meta dorada de cualquier universidad y los métodos para lograrla son cada vez más truculentos. Un ejemplo de este “fast track” ocurrió en la Universidad de las Américas.

14 JUL

La vicepresidenta del Consejo Superior de Educación, Paulina Dittborn, y el ex asesor del Ministerio de Educación Julio Castro aprobaron la acreditación como miembros del organismo que debía dirimir, y hoy tienen importantes cargos en la universidad. Detrás de este sincronizado movimiento está un grupo de amigos que viene haciendo negocios desde los ochenta, sólo que entonces en la privatizada empresa eléctrica Gener

El 5 de diciembre de 2007, en la reunión de la Comisión Nacional de Acreditación (CNA), se selló el que supuestamente sería el destino de la Universidad de las Américas: no sería acreditada y tendría que esperar dos años para volver a postular al ansiado título.

Las palabras de los miembros del organismo acreditador fueron determinantes: "La Universidad de las Américas no cumple con los criterios de evaluación y términos de referencia definidos para las áreas mínimas de gestión institucional y docencia conducentes al título Existen falencias muy significativas que no permiten la acreditación de la institución en el presente período".

Estas falencias son parte de la realidad que viven en carne propia los estudiantes de esa casa de estudios. Los alumnos de periodismo tienen que hacer turnos para entrar al estudio donde se realizan las clases, porque no caben todos.

Además, en las clases de radio, mientras uno habla por el micrófono, otro lo sostiene porque no hay pedestal.

"Las condiciones son pésimas, los alumnos se quejan de la infraestructura y saben que no están en una buena universidad", asegura un profesor de la institución.

Sin embargo, ninguna de las decepciones sufridas por los estudiantes, ni las consideraciones de la CNA, fueron determinantes. Sólo cuatro meses después del fallo, el Consejo Superior de Educación (CSE) revirtió la decisión y le otorgó la ansiada acreditación a una de las universidades más cuestionadas del país en cuanto a su calidad, a pesar de que todas las instancias evaluadoras anteriores habían rechazado la concesión de ese honor a la Universidad de las Américas (ver infografía).

"Es la peor universidad privada. Jamás en la vida debió haber sido acreditada", alega tajante una profesora de la casa de estudios.

Después de la apelación de la institución, un informe de la CNA y otro de un equipo externo de evaluación repitieron tajantes: la universidad no estaba en condiciones de ser acreditada. Los nueve miembros del CSE, en una intensa reunión realizada el 3 de abril, apoyaron a la Universidad de las Américas en su reacreditacion (ver infografía).

Entre ellos, la hermana del diputado UDI Julio Dittborn, Paulina Dittborn, quien entonces se desempeñaba como vicepresidenta del organismo y, además, como vicerrectora académica de Inacap, donde le quedan pocos días.

DE CONSEJERA A RECTORA

"Junto con saludarlos quisiera comunicarles que a partir del primero de agosto próximo asumirá la rectoría de nuestra casa de estudios la señora Paulina Dittborn C. Paulina tiene una vasta trayectoria en el ámbito de la educación".

Justo dos meses después del apoyo de Dittborn en el Consejo Superior de Educación, el presidente de la junta directiva de la Universidad de las Américas, José Pedro Undurraga, anunciaba la nueva designación en una misiva dirigida a la "comunidad universitaria".

La sorpresa fue gigante. Hace poco menos de un año, el 26 de agosto de 2007, había asumido Jorge Yutronic en el cargo. Un prestigioso académico e investigador con reconocida trayectoria en el ámbito educacional, que antes era asesor educacional de Laureate Internacional Universities, la agrupación dueña de la cuestionada institución educacional.

"Yo creo que Yutronic fue utilizado. La reacreditación de la universidad se hace con un rector con un currículum reconocido, pero apenas se produce esta acreditación sale el señor Yutronic. Basta con echarle una mirada al currículum de la señora Paulina Dittborn y uno se da cuenta de que no es una persona que va a reemplazarlo por mérito", asegura un reconocido miembro del ámbito universitario.

En el mundo académico hay quienes sostienen con molestia que esto responde a una "jugada maestra" que llevó a Dittborn directo a la puerta giratoria: "Es totalmente impresentable que asuma un cargo en la universidad que ayudó a acreditar. Eso sienta un pésimo precedente, ¿en qué país estamos?", se pregunta uno de los indignados.

El diputado Carlos Montes, uno de los paladines de la educación pública, es enfático. "Si en primera instancia [la Universidad de las Américas] no cumple ninguno de los requisitos para la acreditación y después el Consejo Superior lo revierte sin argumentos sólidos, y además la persona que estaba encabezando el consejo es una persona que pasó a ser rectora de la universidad, da a lo menos para que la Cámara de Diputados solicite todos los antecedentes y la Comisión de Educación investigue a fondo", asegura.

OTRA PIEZA CLAVE

No todos los dardos van dirigidos a Paulina Dittborn. El otro consejero cuestionado por la acreditación de la Universidad de las Américas es Julio Castro, ex jefe de la División de Educación Superior del Ministerio de Educación. Como titular de ese cargo, debía subrogar a la ministra en la presidencia del órgano que vela por la calidad de la educación superior en Chile.

La secretaria de Estado rara vez tiene tiempo de acudir a las reuniones del consejo, por lo que en la práctica el que desempeñó el rol de presidente fue Castro, otro beneficiado por la Universidad de las Américas, cuyo vicepresidente es Herman Chadwick y en cuyo directorio se encuentra el ex ministro de Frei Ruiz-Tagle y ex embajador en Estados Unidos Genaro Arriagada (DC).

Sólo dos meses después de apoyar la acreditación de la casa de estudios, Castro fue cooptado por Laureate. Actualmente es asesor educacional de la red de instituciones académicas. Todo un honor.

"Yo creo que a ellos [Dittborn y Castro] les habían ofrecido algo desde antes porque estos negocios se planifican con tiempo. Esto se planeó y se ejecutó utilizando a las instituciones del Estado, que no debieran ser utilizadas de esta manera", elucubra un perito en el mapa de la acreditación.

Situaciones como ésta son las que han puesto al sistema de acreditación en tela de juicio. "No me quiero referir al caso específico, pero en el sistema de educación superior deben existir disposiciones que eviten conflictos de intereses, que aumenten la transparencia y que regulen la salida y entrada de personas que han formado parte de los organismos con respecto a instituciones que han estado bajo la tuición de ese organismo", opina el experto José Joaquín Brunner.

DITTBORN Y LA UTEM

El consejo ya había sido cuestionado anteriormente y también gracias a la gestión de Paulina Dittborn en la instancia de apelación. Junto con la U. de las Américas, tres instituciones más pidieron reevaluar la negativa de acreditación que las condenaba a esperar dos años más antes de postular para obtener el ansiado estatus.

Las universidades Pedro de Valdivia, de Ciencias de la Informática, del Mar y Tecnológica Metropolitana vieron con decepción cómo se les negaba la acreditación, mientras la de las Américas era la única en salir airosa de este proceso. En esa oportunidad, Paulina Dittborn fue señalada con desconfianza por no inhabilitarse al votar contra la UTEM.

¿La razón? Dittborn era la vicerrectora académica de Inacap y por esos días el instituto estaba en medio de un litigio con la UTEM por el nombre de "Universidad Tecnológica". Finalmente, la universidad estatal ganó en la tercera sala de la Corte Suprema, pero no en la carrera por la acreditación.

"En este caso participa, dirige la reunión y vota la señora Paulina Dittborn. Si uno examina los fundamentos de la acreditación de la Universidad de las Américas, se podrían haber aplicado perfectamente a la UTEM. Sin embargo, la UTEM fue sacrificada. Pasó lo mismo en la CNA, donde la Universidad Santo Tomás fue aprobada a pesar de que imparte la carrera de criminalística, pero la UTEM fue rechazada justamente por impartir esa carrera. En este caso vota contra la estatal. Además, opina Rodrigo Alarcón, que representa a la universidad y al Instituto Profesional Santo Tomás", relata un espectador de los procesos.

Brunner es enfático al criticar la raíz de estos males: la estructura del CSE y de la CNA. "A todas luces, la composición está completamente obsoleta y refleja una realidad que hace rato desapareció. Un consejo como éste debieran componerlo personas que se desempeñen en labores de evaluación y científicas, y que sean elegidas por el Ejecutivo y el Parlamento. Que sean independientes, no representantes de las instituciones, porque eso genera una situación de conflicto de intereses", asegura el experto.

LAZOS DE FAMILIA

Las relaciones de Paulina Dittborn con la Universidad de las Américas no son fortuitas ni recientes. Desde 1998 se desempeña como vicerrectora académica de Inacap, por lo que compartió durante ocho años labores con José Pedro Undurraga, que fue rector del instituto entre 1999 y 2007. A comienzos del año pasado, éste renunció para asumir como vicepresidente del cono sur de Laureate.

Hoy, Undurraga es el brazo derecho de Jorge Selume, el empresario que levantó la Universidad Andrés Bello junto a Álvaro Saieh, Juan Antonio Guzmán esposo de Paulina Dittborn y Andrés Navarro, entre otros. En 2003 vendieron la casa de estudios a Laureate y actualmente se desempeña como presidente de la región andina de la institución a cargo de la Universidad de las Américas.

Pero los nexos de Dittborn con el vicepresidente del cono sur de Laureate no se reducen a su labor conjunta en Inacap. Juan Antonio Guzmán, su esposo y ex ministro de Educación de Pinochet, es uno de los grandes amigos de Undurraga. Incluso, ambos trabajaron en el mismo período en la gerencia y la subgerencia de Gener, respectivamente.

La estrecha relación entre Undurraga y su esposo genera más cuestionamientos hacia la ya vilipendiada independencia de Dittborn. "En general, en este tipo de instituciones que operan como tribunal, los integrantes no participan en los procesos cuando tienen vínculos comerciales o de amistad con las instituciones a las que hay que evaluar. Es una cosa de conciencia. Es poco legítimo que si ella tenía esos vínculos se pronunciara", argumenta Carlos Montes.

La acreditación de la Universidad de las Américas está enlodada, y la institucionalidad que regula el proceso, cuestionada una vez más.

"Estos son los organismos que regulan, son los organismos que debiesen promover la transparencia del sistema. ¿Qué estamos esperando para que el sistema deje de funcionar como una puerta giratoria? Me sorprende que no haya habido ninguna reacción de la autoridad frente a esto. Yo sé que estas agencias son independientes, pero el Ministerio de Educación debe tener una palabra sobre esto", increpa un prestigioso integrante del mundo académico universitario.

Consultado por LND, el Mineduc no quiso emitir opiniones al respecto, argumentando que la vocería del tema la tiene el Consejo Superior de Educación, por ser la entidad a cargo del proceso.

Este organismo, mediante un comunicado, respondió los cuestionamientos argumentando que la decisión con respecto a la Universidad de las Américas se tomó "sobre la base de la información reunida y a partir de una ponderación de la situación de la señalada institución conforme a los criterios de evaluación obtenidos".

La resolución fue tomada por los nueve consejeros que integran el CSE: Nicolás Velasco, Marino Pizarro, Elizabeth Lira, Margarita Herreros, Santiago Vera, Alejandro Goic, Iván Fabry, Julio Castro que está en Laureate y Paulina Dittborn, que esta semana renunció para poder asumir en agosto como flamante nueva rectora de la misma universidad que ella ayudó a acreditar.

Fuente: La Nación Domingo

Ues.cl es una publicacion de Ues Comunicaciones S.A.
Integrantes de la red: Subsidio | Suerte Diaria