Noticias

Hombres parvularios

Los "tíos" que lidian a diario con la discriminación

Son educadores de párvulos que durante años han tenido que luchar contra los prejuicios que existen por haber elegido una carrera que está dominada por mujeres.

05 MAY

Han tenido que lidiar con la discriminación y a veces con la falta de oportunidades, todo por estudiar una carrera que comúnmente es elegida por mujeres.

Aunque el Colegio de Educadores de Párvulos de Chile no maneja una cifra sobre la cantidad de hombres que están entre sus filas, el Coordinador de Educación Parvularia de la Región del Biobío, Ricardo González, estima que serían alrededor de treinta.

De sus 35 años de profesión, este egresado de la Universidad de Concepción se desempeñó seis años en aula y sólo dos en educación preescolar. El resto del tiempo se ha dedicado a la coordinación de su área, siempre consciente de que existe un prejuicio hacia quienes se inclinaron por la enseñanza de "parvulitos". "Fue una experiencia muy bonita. Toda la vida quise ser esto porque me llamaba la atención el mundo de los niños. Son vitales, energéticos y transparentes. Yo soy de Lota donde hay mucho machismo, pero nunca tuve problemas para desempeñarme. Siento que ahora hay más discriminación sobre todo por el problema de la pedofilia. Existe cierto recelo por parte de la sociedad civil y por eso los niños no se atreven a estudiar educación parvularia", dijo a La Hora.

Y es verdad que a los hombres les cuesta escoger esta pedagogía pues existen muchas barreras sociales como la falta de apoyo o el temor a ser estigmatizados. En la Universidad Andrés Bello, por ejemplo, en el 2005 tuvieron al último alumno titulado de la carrera y hoy en la Pontificia Universidad Católica en ninguna de las cinco generaciones aparece un varón matriculado. En la Universidad Diego Portales, en tanto, sólo tienen un alumno en los cinco cursos. Este bendito entre todas las mujeres se llama Eduardo Bayot (20) y es alumno de tercer año.

"Dejé sicología porque quería estudiar algo que fuera distinto, aprender a no ser tan cuadrado y no seguir patrones del género. Eso en realidad estudiar educación de párvulos no es nada del otro mundo. A veces es raro porque la profesora dice ya chiquillas y habla siempre en femenino", comenta Eduardo.

No fue fácil para él cambiarse de carrera y menos comunicar en su casa la real vocación. "Fue complicado y recién ahora me están apoyando. Estudio con beca y si no fuera por eso no habría podido entrar. Ahora se han dado cuenta de a poco que la cosa va en serio y no es un capricho".

DISCRIMINACIÓN

Este año Eduardo hizo una práctica en un jardín y fue ahí donde vivenció que existen trabas. "Algunas personas de la universidad me advirtieron que no podía acercarme a darle un abrazo a los niños. Lo encuentro pésimo y me complica mucho no abrazar a los niños y andar controlando actitudes que tiene cualquier educador". Incluso el día después de que se conociera el tema del fonoaudiólogo acusado por abusos sexuales contra menores, Eduardo fue despedido de su práctica.

Por otro lado está el caso de el "tío" Ricardo Díaz (40). Él salió de la Universidad de Antofagasta dice que nunca evidenció alguna diferencia entre él y una mujer a la hora de postular a un trabajo, aunque "siempre llegué hasta la entrevista personal y de ahí no pasaba, pero a lo mejor fue casualidad", afirmó.

Ues.cl es una publicacion de Ues Comunicaciones S.A.
Integrantes de la red: Subsidio | Suerte Diaria